viernes, 28 de octubre de 2016

Nota informativa.

¡Hola!

Se vuelve a activar la cuenta de "Colaborando con Maia" para todos aquellos que quieran dedicar un ratito a ayudarme a reactivar el blog. Las recompensas... De momento será mi eterno amor y, cuando pueda, el envío de un detallito (los anteriores colaboradores todavía esperan su marcapáginas, si, tras un año después, y tengo dos terminados, soy especial). Espero empezar de nuevo una rutina con esto y espero tener vuestra ayuda.

Un beso,

Maia





Para contactar:
Correo electrónico: maia.invisible@outlook.com; colaborandoconmaia@gmail.com

lunes, 26 de septiembre de 2016

Lunes, 26 de Septiembre del 2016.

Y entonces lo entendí por completo. 
No hizo falta más que su dulce mirada
para entender que sobre mi cuerpo
tan sólo quería sus besos.

A su lado la perfección es alcanzable
y en sus brazos sé que nada puede dañarme.
¿Por qué tardé en entenderlo?
¿Por qué no pudo llegar antes?
El tiempo es cruel, porque para dar con él
tuve que lidiar con infinitos errores.
Errores que me llevaron a no ser capaz
de volver a escribir sentimientos.

Maia

domingo, 26 de junio de 2016

Domingo, 26 de Junio del 2016.

"No sé por qué, pero quiero volver a ser la que era antes. Hace tiempo dejé de serlo. O eso creo, quizá solo haya aprendido y no quiera volver a vivir lo mismo. Hace mucho tiempo que siento que mi luz se apaga, que ya no tengo ganas de hacer nada, que simplemente vivo. Vivo sin querer, y sigo; sigo, ¿hasta dónde? Ni yo lo sé. ¿Lo sabré algún día? ¿Tenemos un destino marcado o simplemente vivimos, sin rumbo? Mis metas desaparecieron hace tiempo. ¿Mi vocación? Ya no tengo. No tengo nada. Ni ganas, ni sueños, y a veces sólo me sobra tiempo. Los sueños jamás se cumplen, por eso son sueños. ¿Vale la pena tenerlos? Nunca tuve metas en mente, quizá sí, una. Una meta imposible, y paso de luchar por ella. Simplemente quiero volver a ser el que era. Quiero soñar de nuevo, pensando que algún día todo cambia. Quiero saltar, gritar, sentir... Quiero soñar; soñar de nuevo con un nuevo cielo. Con algo más, con algo que me haga volver a brillar. Pero por desgracia mi luz ya se apagó. ¿Se puede encender una cerilla ya consumida?"




-----------------------------




Y volvió a brillar como entonces, no importa que no haya sido solo. No importa si necesitó ayuda, no importa nada más que su luz alumbra de nuevo todo lugar por donde pasa. Las ganas de vivir vuelven, la fe en los sueños. La vocación, eso es algo que quizá no aparece a tiempo, pero siempre acaba apareciendo. Una pequeña sonrisa, unos buenos resultados en algo, en cualquier cosa. Quizá solo haya hecho falta alguien que soplase para que el aire llegase a rozar su cara. ¿Pero qué importa? ¿Nacimos acaso para vivir solos? Por suerte, llega gente, siempre, que te recuerda lo bello que es soñar y lo bonito que es vivir, sin miedo, sin desilusión. Alguien, cualquier persona. Un amigo, un amor, un niño que se cruza por la calle, un alumno... En mi caso, está claro que no fue una única persona. Fueron varias. Pero lo más importante es que sin mi "yo" de verdad gritando por querer volver a salir y vivir, sería imposible. Gracias a todas esas personas y personitas que le han dado la mano, incluso sin saberlo, y lo han sacado de ahí dentro. 
Tras muchos años, puedo decir, que de la depresión se sale. 


Gracias por todo, amigo invisible,


MAIA

lunes, 23 de mayo de 2016

Domingo, 22 de Mayo del 2016.

Tan sólo un momento para crear mil sonrisas.

Con una sola acción se pueden convertir todas tus lágrimas en sonrisas. No se necesita más que un momento para poder ver que todo tiene salida, que no hay mal eterno y que nada merece tu sufrimiento. Tan sólo un momento hace falta para descubrir mil mundos nuevos. Tan sólo un abrazo, un beso, una sonrisa... O su mirada. Su mirada fijada en tus ojos, acercándose, sonriendo al mismo tiempo que tú. Tan sólo un instante para poder cambiar tu vida. Pensabas que jamás sentirías alegría de nuevo, no creías en la buena dicha. Pero llega, todo llega. No hace falta mucho para poder vivir ese sueño real que es la vida. No todo es bueno, no todo es perfecto, pero con sólo un gesto se abre una puerta hacia un nuevo punto de vista. Nada es eterno, siempre habrá problemas. Pero en ese momento entendiste, con ese beso, que merece la pena disfrutar del "hoy" que traen sus caricias. ¿El amor? Tan sólo un complemento de tu vida. Mira el mar, estremécete con la brisa. Jamás volverás a vivir este día, ni ningún otro. Disfruta hoy, sonríe hoy, grita hoy de alegría.




Maia

martes, 19 de abril de 2016

Martes, 19 de Abril del 2016. El círculo.

Ni las palabras salen cuando
ya no puedes callar más, 
porque aguantas tanto 
que te olvidas hasta de hablar.
En el triste camino que sigues
encuentras a alguien,
alguien que parece especial, 
pero con el tiempo 
te das cuenta que otra vez 
te han vuelto a fallar.
Vuelves a estar igual, 
vuelves a sentirte sola,
 y lloras.
El círculo vuelve a empezar.
Y en la más lúcida habitación
te ves a oscuras.
La tristeza vuelve, 
el malestar acecha y la amargura
que creías haber dejado
vuelve a llevarte a la penumbra.
La gente ríe, sueña, es feliz. 
Pero tú, tú estás sola.
Nadie entiende tus problemas,
 a nadie le preocupas,
nadie estará ahí para darte su mano 
u ofrecerte ayuda.
Lloras, lloras y lloras aún más 
sin que persona alguna
oiga tu llanto, 
porque al fin y al cabo,
estás sola.
Y ni las palabras salen cuando
ya no puedes callar más.
Porque aguantas tanto
que se te ha olvidado hablar.


Maia

sábado, 16 de abril de 2016

Sábado, 16 de Abril del 2016.

Supo que no era amor cuando al recordarla sólo veía un rostro conocido. Supo que había acabado cuando sus lágrimas secaron y su sonrisa consiguió nuevo brillo. Supo, por fin, que había pasado página cuando, soñando sus viejas historias, ya no sentía nada. Porque el amor acaba, porque el dolor puede ser más fuerte y vencerlo y dejarlo sin alma. Los corazones heridos curan, y sin ella será feliz, todo lo feliz que no pudo ser con ella. Vivir engañado no es vida y la felicidad falsa no lo convierte en feliz. Hace un año que la vio por última vez, y hace dos horas que su imagen de mujer desapareció por fin de su cabeza. Quizá sentir la muerte cerca, tal vez al sentir reventar sus venas se dio cuenta de que ya no la amaba. O quizá ya no la amaba porque dejarla ir era la mejor opción para ambos. ¿Cómo dejarla ir del todo y seguir con su vida? ¿Cómo, si toda su vida era ella? La solución fue fácil, pero cuando ya era tarde, cuando ya no había remedio, descubrió que ya no la amaba. 
Por suerte, era todo un simple sueño. A su lado ella. Él, todavía su dueño. 






Maia

viernes, 15 de abril de 2016

Viernes, 15 de Abril del 2016.

Me doy cuenta de que ese mal recuerdo que me ha marcado no se borra. Que tan sólo con cerrar mis ojos aparece de nuevo. El miedo, la ansiedad... Todas las sensaciones que sentía en ese momento vuelven a mi cabeza. ¿Y qué me encuentro ahora? Soledad. La soledad de las teclas a las que nadie contesta. La soledad que otorgan aquellos que se despiden. La soledad que marca mi camino, porque desde ese mal recuerdo tan sólo anhelo estar sola. Pero no puedo, me aterra estarlo. Hace que ese mal recuerdo vuelva una y otra vez a atormentarme. ¿Por qué tuvo que pasar? ¿Por qué me pasó a mí? ¿Por qué existe gente así? Es tan fácil herir a la gente... ¿Pero por qué a mí? Que siempre intento que todo el mundo que me rodea se sienta bien... ¿Por qué? Los años pasan, pero no borran el recuerdo. Nada puede borrar el daño. Y no paro de escuchar que son cosas que nunca se superan. Me niego a vivir así, me niego a continuar con el miedo. Pero no puedo hacer nada para evitarlo. Y sólo quiero gritar, llorar, clamar... Y no puedo, "No eres tan débil". No soy débil, pero tampoco tan fuerte como para poder llevar yo sola esto. ¿Existe alguien que pueda? ¿Si no puedo superarlo, podré vivir algún día con ello? ¿Podré vivir sin temor? ¿Podré ser feliz? Porque me cuesta creerlo... Lo único que sé en estos momentos es que me gustaría desaparecer. Lejos. A un lugar donde nadie (o casi nadie) me conociese. Empezar de cero... Pero sé que ese miedo seguirá ahí siempre. ¿Se puede ser feliz así? ¿Podré algún día cerrar los ojos y solo sentir paz? No puedo más. Hay veces que no tengo ganas ni de vivir. Pero vivo, porque es lo único que podrá mantenerme realmente viva. 






Maia